Surrealismo: la palabra de la discordia